#3 HOMENAJE A LA INSPIRACIÓN: HIDEKO YAMASHITA

Hideko Yamashita es otro de los grandes nombres en la corriente del Orden y Minimalismo. Otra japonesa que se define a si misma en el ámbito laboral como Clutter Consultant (Consultora de Orden).  Imparte seminarios donde difunde su técnica (el DAN-SHA-RI) cuyo objetivo es “conocerse a uno mismo a través del orden”. Cada una de estas sílabas llevan implícita una acción o estado concreto. Pero al igual que hice en el post anterior, no os voy a resumir el libro.

Hay grandes conceptos que valdría la pena contar de esta técnica, pero yo quiero centrarme sólo en uno. Lo que os quiero contar es algo que Yamashita analiza y que ha influido positivamente en la forma en la que me relaciono con los objetos e intento que los demás también lo hagan. Esa idea es el PRESENTE. No me refiero a un presente como regalo, obsequio o cumplido, sino al tiempo verbal que hace referencia a lo que está sucediendo AHORA.

Si uno analiza sus posesiones, éstas pertenecen al PASADO, al PRESENTE o al FUTURO. En el PASADO, encontramos todo lo que usamos o adquirimos hace tiempo, así como lo que hemos recibido o heredado. En el PRESENTE tenemos lo que estamos usando en la actualidad, sin tener en cuenta con qué frecuencia lo hacemos. No importa si lo usamos cada día o una vez al año. Y finalmente en el FUTURO, tenemos los “porsi”. Es decir, todo aquello que ocupa un espacio y que no tiene una fecha concreta de salida del lugar de donde está almacenado. Esta es la coletilla que usan las personas que buscan una excusa para no sacar de sus casas un objeto. Os diré unos cuantos ejemplos que seguro os son familiares:

“por si vuelve a estar de moda”,

“por si adelgazo 4 tallas”,

“por si el niño quiere volver a ver los libros que usaba en 1º de Primaria” (el niño cumple 18 el próximo mes) 😊,

“por si hacemos una fiesta e invitamos a toda la comunidad de vecinos y por eso tenemos más de 100 vasos”,

“por si la tía Rosa viene de visita y me pregunta dónde está el jarrón que me regaló para la boda” (Ya hemos celebrado las Bodas de Plata!!!),

“por si tengo que hacer un regalo, mejor lo compro ahora que está rebajado”,

Etcétera, etcétera, etcétera….. Hay tantos ejemplos que podría escribir un libro.

He llegado a la conclusión de que pasado y futuro pueden llegar a ser lo mismo. Vivimos confundidos, ya que la mayoría de objetos que arrastramos desde el pasado no llegan a utilizarse en el presente y pasan directamente al futuro. Se conservan porque tenemos la sensación, el convencimiento erróneo de que los vamos a necesitar en un futuro. Pensamos que conservarlos evitará que volvamos a tener que comprarlos porque ya los poseemos y en consecuencia no gastaremos dinero en adquirirlos de nuevo. Y de este modo, nuestros espacios vitales se van llenando, llenando y llenando hasta rebosar. Y al final hasta nos falta oxígeno…

Inevitablemente, debemos convivir con objetos que se encuentran en alguna de las tres categorías temporales. Hasta aquí todo bien. Lo malo es cuando el “eje temporal” de nuestros objetos no se encuentra en el PRESENTE. Cuando la mayoría de lo que poseemos tiene dicho eje en el pasado o en el futuro. Según Yamashita en las categorías Pasado y Futuro se localizan el 80% de los objetos que poseemos. Yo no me atrevo aplicar porcentajes pero definitivamente la proporción no es la correcta.

 

Después de haber leído esto, te invito a que abras tus armarios, cajones, cajas, archivadores,… todo tipo de contenedores en los que haya guardada alguna de tus cosas y a continuación pregúntate: ¿en qué tiempo verbal vivo? ¿quiero permanecer ahí? o ¿quiero sentirme vivo y evolucionar?

Si os he de confesar algo, yo me quedo con el PRESENTE.

Gracias por leerme y hasta el próximo post.

Larafiesta.

Suscríbete a la Newsletter para no perderte nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *